Estás aquí

Meditación como terapia medicinal

La meditación puede tener múltiples beneficios para la salud, tanto mental como física, y gracias a ello se ha convertido en una terapia alternativa muy popular. Incluso, no pocos médicos la recomiendan para pacientes que muestran ansiedad, agitación, estrés o nerviosismo. Las técnicas de meditación pueden resultar muy útiles y eficaces para tratar diversos trastornos psicológicos.

Hoy en día, los profesionales de la medicina saben que muchos problemas físicos tienen su origen en procesos mentales, y viceversa. Por ende, han comenzado a recomendar las terapias de meditación para tratar y controlar estas condiciones.

Vínculo entre medicina y meditación

Meditacion como terapia medicinal 2 - Meditación como terapia medicinal

La medicina se ha aliado con las terapias de meditación gracias a los diversos estudios científicos que han respaldado a estas últimas, demostrando cambios notables en la actividad cerebral durante la práctica de la meditación.

Por ejemplo, en uno de los estudios se descubrió, mediante el uso de un encefalograma, que el cerebro pasa a un estado de creatividad, relajación y calma durante la meditación. Se trata de un estado distinto al de alerta consciente en el que estamos normalmente.

Asimismo, en los estados de meditación profunda se pueden registrar ondas theta, que son indicativas de relajación profunda. En los estados de meditación más avanzados se llegan a registrar ondas delta, como las que se aprecian cuando entramos en un sueño profundo sin llegar a dormir.

Evidencias científicas

Meditacion como terapia medicinal 1 - Meditación como terapia medicinal

En 2006 se llevó a cabo una investigación que demostró que las personas que tenían una buena experiencia con la meditación presentaban cambios relevantes en la estructura cerebral. Usando imágenes por resonancia magnética, los investigadores midieron el espesor de la corteza cerebral. Se llegó a la conclusión de que los sujetos que meditaban presentaban más grosor en las regiones del cerebro que están vinculadas con el procesamiento sensorial, las funciones interoceptivas y la atención, incluyendo la ínsula anterior derecha y la corteza prefrontal.

Top